• © Gabriel Morón

Eme, y su guitarra

Una de esas tardes en las que quedamos para no hacer absolutamente nada durante horas. Vaguear, ver la tele, hablar... pero quedamos para vaguear juntos.

Se le ocurrió enseñarme un par de canciones nuevas que ha aprendido a tocar, y por suerte llevaba la cámara encima. Fue uno de esos momentos que te entra la inspiración de repente.

Estas son algunas de las fotos...