• © Gabriel Morón

Un finde en el campo

Porque en la feria de abril también esta bien visto llevar un forro polar y unas botas camperas, y las sevillanas se pueden sustituir por paseos en el campo. Porque el rebujito no tiene que ser mejor que un serranito típico de Alanís, no siempre tiene que oler a feria, y, sobre todo, no hace falta estar en una caseta para pasarlo bien.

500 kilómetros de distancia, un par de cámaras en la mochila y muchas ganas de disfrutar en familia, han hecho que mi feria sea un poco mas distinta que la del resto.

Alanís, Sevilla.